El Presidente Municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, encabezó la conmemoración del XX aniversario de la inscripción en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO de la zona de monumentos históricos de Querétaro.

En el evento, Marcos Aguilar recordó que hace 20 años la zona de monumentos históricos de Querétaro entró a formar parte de una lista selecta de sitios a nivel mundial, los sitios declarados patrimonio de la humanidad.

«Esta lista elabora por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, tiene como finalidad preservar todos aquellos bienes de valor universal, todos aquellos bienes que como humanidad no podemos poner en peligro y no podemos perder», dijo.

Por ello señaló que la inscripción de Querétaro como patrimonio de la humanidad el 7 de diciembre de 1996, confirmó el inmenso valor del patrimonio histórico de la ciudad, así como que esta zona de monumentos tiene características que la hacen única y deben ser preservadas por el bien de toda la humanidad.

Por tal motivo, dijo, el gobierno tiene una responsabilidad adicional: preservar un tesoro mundial, “normalmente un alcalde le rinde cuentas a sus habitantes, yo como alcalde de una ciudad patrimonio tengo la responsabilidad de rendirle cuentas a los habitantes de Querétaro y por si fuera poco a toda la humanidad por el tiempo que me fue encargada esta joya universal», insistió Marcos Aguilar.

Ahora que Querétaro cumple dos décadas como patrimonio de la humanidad la responsabilidad adquiere mayor relevancia, dijo el alcalde, y aseguró que en el gobierno municipal se han tomado esta consigna como una cuestión prioritaria al entender la magnitud que representa la gestión presente y futura de nuestra zona de monumentos, ya que el Querétaro de hoy no es el Querétaro de 1996.

Marcos Aguilar señaló que la ciudad se ha transformado, y ahora mismo el municipio de Querétaro experimenta uno de los crecimientos poblacionales más grandes de México, y recalcó la importancia de que estos sucesos no pongan en peligro bajo ningún motivo este patrimonio centenario.

«Por ello estamos implementando acciones innovadoras que permitan que la zona de monumentos y la expansión de Querétaro se integren en armonía, en materias como la movilidad, la seguridad y la planeación urbana», aseguró.

Además, explicó que en el municipio de Querétaro se está consolidando un sistema de gestión de clase mundial, por lo que se está atendiendo la conservación de cada uno de los monumentos históricos catalogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, que son aproximadamente mil 400.

«Se cumplen 20 años de un monumento histórico para Querétaro, es momento de ver al futuro, es momento de planear las próximas dos décadas y perfilar el legado que vamos a heredar a la próxima generación; yo me comprometo a cumplir mi responsabilidad como alcalde de una ciudad patrimonio, de preservar y engrandecer la zona de monumentos de nuestro querido Querétaro, joya de México y patrimonio de la humanidad», concluyó el alcalde.

Alejandra Gámez Gaitán, de la oficina de UNESCO México, recordó que en la actualidad es cada vez más claro que hablar del patrimonio ya no significa hablar solo de monumentos construidos, y menos aún solo de los centros históricos de las ciudades.

«Si bien las obras maestras construidas y los principales espacios simbólicos fundacionales de las comunidades humanas, han concentrado la atención de estados y gobiernos con la aplicación de medidas y recursos para la conservación en todo el mundo, el conjunto de reflexiones y acuerdos internacionales relativos a la necesidad de proteger nuestros legados y bienes comunes siempre han contenido explícita o contextualmente la importancia de entender lo patrimonial como el desarrollo de un entramado que da cuenta de nuestra cultura, un tejido social en evolución», aseguró.

Además recordó que como lo señala la UNESCO, el paisaje urbano histórico va más allá de la conservación del entorno físico para abarcar el entorno humano en todos sus aspectos, materiales e inmateriales, por lo que aspira a incrementar la sostenibilidad de las intervenciones de planificación y diseño urbano tomando en consideración el medio urbanizado existente, el patrimonio inmaterial, la diversidad cultural y factores socioeconómicos y medioambientales junto con los valores de las comunidades locales.

Por lo que en este XX aniversario de Querétaro, dijo, es importante repensar la ciudad desde su paisaje urbano histórico, por lo que construir la noción de la periferia urbana como patrimonio cultural es una tarea fundamental para entender la vida en la ciudad, sus formas comunitarias, económicas y culturales de una manera holística e incluyente. Noción necesaria para reforzar nuevos enfoques en las políticas públicas locales, en el marco de la importancia de lo urbano local y las problemáticas del mundo contemporáneo.

En su oportunidad la Presidenta del ICOMOS México, Graciela Mota Botello, reiteró el interés que tiene el ICOMOS por preservar lo que el ámbito del patrimonio cultural nos ha legado, pero sobretodo el hacer un llamado de atención a la necesidad de reconocer que día a día se exige que países herederos de grandes culturas estemos a la altura de los retos que en esta materia se proponen.

Diego Prieto Hernández, Secretario técnico y encargado de la Dirección General del Instituto Nacional de Antropología e Historia, señaló que estos 20 años que cumple la zona de monumentos históricos inscritos en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO no son nada si se comparan con el tiempo de la historia de la tierra, es poco si se compara con la vida de Querétaro desde hace poco menos de 500 años, pero es mucho porque significa un esfuerzo grande por el cuidado de un patrimonio valioso para el mundo, para los mexicanos, para los queretanos y muy importante para el INAH.

«En atención a que México era la sede de la reunión del comité de patrimonio mundial, logramos inscribir dos sitios (en 1996), la ciudad antigua de Uxmal y la zona de monumentos históricos de Querétaro», recordó el encargado de la dirección del INAH sobre el acontecimiento.

Nuestra tarea, dijo el antropólogo, no solo es conservar la fábrica de un inmueble, sino trabajar con la gente, con la sociedad para lograr la consciencia y el cambio de perspectiva para cuidar, fortalecer, querer el patrimonio.

Finalmente Fausto Márquez Vela, Director del Instituto Municipal de Planeación, explicó que de los 34 bienes enumerados en esta prestigiada lista, que se encuentran en México, solo 10 corresponden a Centros Históricos, lo que sin duda coloca a Querétaro en una élite de ciudades en el país.

Esto compromete a gobierno y habitantes a protegerlo, cuidarlo y en la medida de lo posible resaltar cada vez más su belleza. Explicó que el IMPLAN trabaja para proteger y conservar las características de valor universal excepcional que originaron su distinción.

A pesar de los trabajos y esfuerzos que se realiza a diario, aseguró que se tienen retos, como desarrollar una cultura del cuidado y conservación del patrimonio histórico, para que funcionarios, contratistas, inversionistas y ciudadanos logren plena consciencia de que en esta zona no se trata de una calle más, sino que es parte de una traza histórica de valor universal excepcional.

Finalmente mencionó que en coordinación con ONU-Habitad, el IMPLAN está desarrollando el programa estratégico territorial Q500, con miras de llegar a los 500 años de la fundación de Querétaro como una ciudad próspera, manteniendo su zona de monumentos históricos a la altura de las expectativas de quienes impulsaron su declaratoria.

En el evento estuvo presente Esther Carboney Echave, titular de la Oficina de Turismo y Asuntos Internacionales; Fátima Yadira Montes, delegada municipal del Centro histórico; y Rolando García, exalcalde del municipio de Querétaro, así como diputados y diputadas de la LVIII Legislatura.